FANDOM


Capítulo 2: La muerte de la desesperaciónEditar

-¡No, no pienso hacer eso!


-Completamente de acuerdo... -Duncan y Daniel protestaban contra aquella burda norma que parecía ser una broma cruel


-Moriremos todos... todos... ¡Todos! -Jota seguía temblando con los ojos como platos, el resto del grupo no podía articular palabra


-Bueno, jeje, ahora iréis a vuestros respectivos nuevos hogares ¡Con todo tipo de lujos!.... ¿A quien pretendo engañar?


-Maldito monstruo... -Marcos trataba de contener el dolor, apoyado en el único pilar todavía sin romper de la caseta


-Ugh... -Nofor trataba de pensar, pero su mente (igual que las del resto) estaba bloqueada por el miedo.


La escena cambió a otra sala completamente distinta: esta estaba llena de máquinas y pantallas que solo mostraban tierra vacía y oscura... excepto uno, que mostraba de lejos al asustado grupo, una sombra completamente negra observaba... una roja sonrisa se plasmó en su rostro, el dedo de la sombra empezó a acercarse al tablero lleno de luces e interruptores, iba hacia uno de los pocos botones cercanos a él, en el último segundo, justo al pulsar el botón, las pequeñas luces iluminaron su mano, dejando ver un anillo plateado.


Al pulsar el botón, los chicos desaparecieron y las pantallas cambiaron a otras zonas tan poco pobladas como la anterior. En la pantalla central volvió a aparecer el grupo.


-¿Que pasó? -Lv se levantaba del suelo, mientras miraba a todos lados, intentando descubrir su nueva posición.


-No vale la pena -Nofor se quitaba el polvo de su ropa.


-El páramo es exactamente igual a antes -Daniel intentó avistar algo a lo lejos pero no encontró nada.


-Empiezo a dudar que haya zombies aquí...


-Licca golpeó a Cleof -Tonto...


-¡Oye!


-Vile, ¿Estás bien?


-Deja de preocuparte por mi y mírate ¡Estás sangrando!


-¿Eh? -Gunz se miró su rodilla y vio que tenía un pequeño raspón -No es para tanto...


-Deberías dejar de preocuparte por mi y empezar a velar por ti mismo... vamos a iniciar una guerra...


-Eso es absurdo -Replicó Daniel, alejándose del resto del grupo.


-Cierto, hay que ser realmente idiota para creerse eso... -Duncan se dirigía al lado de Daniel


-Umm. -Lv se lo pensó y al cabo de un rato se fue junto con Duncan y Daniel.


-Yo no quiero arriesgarme... -Disney se quedaba en el lado contrario al de los otros tres. El resto se colocó alrededor de ella.


-Jeje ¿Con que esa tenemos, eh? -Su risa se oía de nuevo a lo largo y ancho del valle


Una sombra alarmó al grupo ¿De dónde podría provenir? ¿Acaso había algun sitio dónde ocultarse? Más sombras, negra como el carbón ¿Hacia dónde iban? Popu trató de seguir las sombras con la mirada para ver hacia dónde se dirigían, pero ya era demasiado tarde...


Gotas carmesí caían al suelo con lentitud mientras una vida se perdía en el olvido...


Daniel tenía las pupilas dilatadas, mirando hacia el frente, en su último aliento, miró hacia abajo -..... -Cuatro oscuros tentáculos lo atravesaban como espadas; de delante hacia atrás, los cuatro salieron llenos de sangre y volviendo al suelo para fundirse con las sombras mientras Daniel caía al suelo, derrotado


-Ya os avisé... -Popu se tapaba la boca con la mano, intentando no gritar. Licca lloraba y sus lágrimas se fundían con la gota de sangre que le había caído en el rostro. El resto solo podía pensar No merezco esto, ¿Por qué...?


La risa perturbada volvía a invadir el silencio, enloqueciendo cada vez más a los que lo oían, cada vez más y más, más y más...


-A dónde... ¿A dónde debo ir? -Nofor preguntaba sin moverse un ápice de su sitio


-Nofor, Jota, Disney y Cleofas, diríjanse al norte; Gunz, Vile, Marcos, Popu y Licca, al sur


-¿Y yo qué? -Duncan se asustaba, pensando que el sufriría el mismo destino que Dan por revelarse


-Nosotros... -Lv intentaba no llamar demasiado la atención


-Ustedes irán uno al este y otro al oeste, os perdono... Duncan, al oeste; Lv...


-Si ya, al este... -Lv se dirigía a su derecha, el resto también partía hacia sus respectivas direcciones


~Grupo Sur~


-Me alegro de no haberme separado de ti... -Gunz intentaba que su hermana y él se alejasen del resto


-¡No seas pesado! -Vile apartaba de un manotazo a su hermano -Apuesto a que el hecho de que un grupo vaya al Sur y otro al Norte significa algo...


-Quieres decir... ¿Que lucharemos entre nosotros antes que contra los del Norte?


-Exacto, así que prepárate, por que no pienso morir


-¡No pienso luchar contra ti!


-Esa es mi ventaja


-¡...! -Gunz miraba boquiabierto a su hermana mientras esta iba a hablar con el resto del grupo


-¿Tu tienes hermanos? -Vile preguntaba con amabilidad a Popu


-Si, uno menor y otro mayor, me alegro de que no estén aquí... no soportaría que sufrieran mi mismo destino


-Cierto...


-No necesito ayuda -Dijo Marcos, justo entonces dio un pequeño tropezón, pero por suerte no cayó -Agh...


-Necesitas reposo, realmente te diste un buen golpe -Licca le ayudaba a caminar


-¿Cuántas veces te lo tendré que repetir?


-Da igual cuantas, no te haré caso


-De acuerdo


-Unos minutos más tarde el grupo se encontraba frente una enorme muralla gris, debido a la niebla, no se podía avistar la cumbre de la estructura, causando respeto a quien la miraba


-Vaya... me pregunto quién de nosotros se quedará aquí -Vile miraba al cielo cubierto de denso humo, Gunz todavía no podía articular palabra


Las puertas se abrieron con un potente crujido, al finalizar, sonó por todo el valle un potente eco: lo cual indicaba que había montañas cerca...


-Bienvenidos -Un hombre con bigote, alto, menudo y vestido de caballero rojo les recibió -Sean bienvenidos a la fortaleza de El Terrible


-¿E-él te-terrible? -Licca tartamudeaba


-Exacto, él les indicará hacia dónde deben ir, síganme -Con un ademán de mano, todos siguieron al soldado


Popu se iba quedando atrás poco a poco, distrayéndose con su alrededor: Los niños lloraban, las mujeres trataban de calmarlos; otros niños jugaban, sin saber lo que les esperaba... ¿Y los hombres? No había ni un solo adulto varón en las calles ¿Dónde podrían estar?


-Ey tu -El soldado llamaba la atención de Popu, a lo que esta respondió volviendo a la altura del grupo


A los 5 minutos llegaron a un enorme castillo de piedra que se fundía con el cielo gris y la blanca niebla, que se repartía descontinuamente alrededor del edificio, dándole un toque tenebroso al que también aportaban las gárgolas que colgaban inertes desde las ventanas y balcones.


-Que decoración tan...


-Estrambótica -Marcos finalizaba la frase de Licca


-¿El terrible vive aquí? -Vile sentía curiosidad


-Exacto, pueden pasar... -Las puertas se habrían, un caballero vestido con una armadura azul les recibió, sin contar su traje azulado era exactamente igual que el soldado rojo, aunque el azul era un poco más bajito.


El caballero hizo una pequeña reverencia y se apartó del camino. Un gran y ancho pasillo se extendía ante ellos, varios trofeos colgaban a su alrededor


-¿Que han hecho estos pobres animales para ser colgados en las paredes como simples objetos decorativos? -Popu se acercaba a una de las estatuas


-¡Cuidado! -El caballero rojo se lanzaba hacia delante, en un intento de detener a la chica


-¿Qué?... -Popu volteó la cabeza para mirar hacia atrás, entonces una flecha pasó justo en dónde estaba su rostros anteriormente, de no ser por la pequeña mirada que dio hacia atrás, le hubiesen atravesado el cráneo


-A-ah... -Popu retrocedía con rostro asustado, intentando averiguar que estaba pasando


-Este pasillo está lleno de trampas, permítanme dictar la contraseña para desbloquearlo


-El caballero se acercaba a la pared de la derecha, daba unos ligeros golpes y entonces, un pequeño tablero numérico apareció


-Me pregunto como irán los demás...


~Grupo Norte~


-¿El reino de El Poderoso?


-Exacto


-El caballero rojo abría la entrada del castillo, que tenía un total de nueve cerraduras de increíble resistencia


-¿Todos los jefes... o esbirros según aquella voz... tienen un apodo?


-Si: El Poderoso, La Estratega, El Terrible, La Bella, La Solitaria, La Cruel, La Colosa, El Traidor, La Valiente, El Astuto y La Reina


-Entonces a nosotros nos tocó el poderoso... -Nofor estudiaba la situación


-No, solo uno de ustedes se quedará a luchar por este reino, el resto se dirigirá más tarde a otros reinos -El caballero finalizaba de abrir los cerrojos, haciendo que la puerta se abriese con un crujido pesado -Ya pueden pasar, no tendrán problema en atravesar el pasillo...


-El camino estaba repleto de caballeros azules que obstruían el paso, pero al ver al grupo, bajaron sus armas, se apostaron en las bandas del pasillo y se paralizaron como estatuas, permitiendo dejar paso al grupo


~Duncan~


-Ugh, que demonios sería aquello -Duncan temblaba al recordar a la criatura de las sombras, esas criaturas con tentáculos, ocultos en las... -Y si... -¿habría posibilidades de que en ese momento una de esas bestias se ocultase en su propia sombra? Por supuesto, claro que las había, y esa sombra estaba esperando a que él rompiese una norma para finalizar con su vida, si, seguro que era eso, ya no podía ni (literalmente) confiar en su propia sombra


Tras pensar eso, Duncan apenas hacía movimientos, solo respirar y caminar, respirar y caminar, respirar y caminar... eran las únicas palabras que habitaron su mente


~Lv~


-Con que La Reina ¿No?


-Exacto -Otro caballero rojo habría la puerta decorada con grandes relieves de oro y carmesí


-Al entrar se encontraron con un auténtico palacio: jarrones de porcelana sobre mesitas de marfil, una gigantesca alfombra de seda roja con bordados de oro, una elegante lámpara de araña cuyo principal material era diamante...


-¿Tu me guiarás? Porque yo solo creo que me perderé....


-No te preocupes, yo te llevaré al trono de Su Majes...


-No, le llevaré yo mismo -Un caballero de armadura oscura aparecía detrás de una de las puertas laterales


-Por supuesto mi señor... -El rojo se apartaba del camino entre el caballero negro y Lv, el caballero se acercó al chico...


~Grupo Sur~


-Los chicos llevaban caminando 20 minutos durante el pasillo, cuyas paredes empezaban a convertirse en roca pura, el aire era cada vez más sucio e imposible de respirar


-¿Soy yo, o esto empieza a parecerse a una cueva? -Popu miraba a su alrededor, con cara de asco debido a la suciedad del ambiente


-Nuestro jefe así lo quiso, su trono es de piedra, al igual que la habitación en la que se encuentra -Dijo el caballero sin apenas torcer la cabeza hacia los oyentes -Alrededor del trono se encuentran sus pertenencias más ostentosas


-¿Como si fuera un dragón? -Preguntó Vile


-Si, algo así


-Interesante...


-Llegaron a una puerta, más grande que cualquiera de las anteriores, debajo de la puerta salía un humo similar a la niebla que cubría aquel reino


-¿Preparados? -El caballero alzó las manos hacia el frente, dispuesto a abrir la puerta; por primera vez miraba a los rostros de los que lo acompañaban, esperando su respuesta. Todos asintieron.


~Lv~


-Lv y el soldado negro avanzaban por un pasillo brillante, lleno de decoraciones de porcelana


-¿Cual es tu nombre nuevo soldado? -El caballero negro hablaba con voz ronca, debido al yelmo


-Esto... Love, puedes llamarme Lv -Inmediatamente después de hablar, volvió a distraerse con la decoración; era como estar en un castillo normal, como si hubiese pagado para estar allí, como si solo fuese un turista dispuesto a tener una historia que contar al volver a casa


-Solo que está vez no volveré a casa... -Lv habló para si, lleno de aflicción


-Tú serás un soldado azul -Dijo el caballero, haciendo caso omiso a las palabras de Lv



-¿Soldado azul?


-Exacto, todos los reinos se dividen en tres grupos, que se diferencian entre ellos por el color de la armadura: Los soldados azules corresponden el final de la pirámide, los más débiles y con menor poder entre las tropas; Solo hay tres soldados rojos, que dirigen a los soldados azules y tienen armaduras más poderosas y por último, los soldados negros, como yo, son de gran importancia, y protegen al Head de los enemigos que vengan a matarlo


-Entonces... ¿estoy en lo más bajo de la pirámide?


-Si, esa fue la decisión de nuestro Head, la Reina


-Perfecto... -Lv casi podía ver la muerte en frente de sus narices


-Por cierto, mi nombre es... *El caballero se quitaba el yelmo* Toxic, me puedes llamar Tox


-Encantado...


~Grupo Sur~


El caballero rojo abría la puerta final, está se movía con lentitud...


Una ola de calor, humo y brillo chocó contra las caras del grupo, dejándolos prácticamente ciegos.


-Bienvenidos -Los chicos lograron ver varias montañas de objetos de oro y plata, que brillaban con total resplandor, vieron también la sombra de un tronó, con el dirigente del reino sentado en él -Me llaman El Terrible -El humo se disipaba cada vez más, dejando ver su casco troyano, cuya cresta era verde oscuro, como el veneno -Pero mi nombre.... -El humo casi desaparecía, unos aterradores y retadores ojos azules brillaban entre la niebla.... -Mi auténtico nombre es... Duncan

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar